Ir al contenido principal

Bendito corazón

No sé en qué pensaba cuando se me ocurrió por primera vez ser madre soltera, sucedió cuando tenía dieciocho o diecisiete años, cuando mi primer sobrina nació. Ella me encantó tanto que me adueñé de sus horas primarias en el mundo. Mi hermana me la dejaba y me encargaba de "casi" todo, la llevaba al parque y fingía ser una joven y orgullosa madre.
Además, colocaba un espejo para verme, algo como maternidad postiza y narcisa. Era una muñeca con la que logré mucha asimilación. En la medida que crecía se volvía un terremoto, justo para gastarme las energías con ella. La metí a ballet, y me quedaba con cara de babosa en sus presentaciones.
Mi novio de ese tiempo, rojícimo políticamente hablando, se mataba de la risa con las dos. Ahora creo que lo fingía, pues èl pasó a un segundo plano con mi fingida maternidad. Además se espantó cuando dije: ya sé que quiero. Seré madre soltera...
Al entrar a la Universidad, tuve que soltar a la chiquita. Para ella yo era su mamá también, se quedaba conmigo algunos fines de semana. luego ... ¿Mi novio? Al iniciar el segundo año lo mandé lejos de mí, por razones de género (je, machismo) e ideológicas (no me dejaba "dudar" de ejercer la razón)... cuando alguien se vuelve posesivo, es mejor escapar.
y lo hice.
Un par de años después me embaracé accidentalmente, justo al término de la relación responsable de esa procreación (y seguimos responsables de ella). No sé, pero algo hizo CLICK en ese momento, y recordé: ya se que quiero. Seré madre soltera...
Pero no fue tan sencillo porque entré en pánico (no repetiré lo que ya he contado). El embarazo sola, por ratos me sumía en tristeza aunque no había más opción, uno no puede fingir lo que no siente, es mejor escapar.
sí y eso hice.
Por supuesto que eso sólo termina bien cuando se tiene familia cobija, como la mía. Era la única con panza haciendo danza, la única con forma de huevo en mi clase y me dispuse a estudiar (en ésa época uno podía llevar seis materias) y hasta adelanté. Parí en las vacaciones y aún con los puntos de la operación, llegué a tomar las clases en un inter ciclo. Aunque jamás perdonaré que mis compañeritos me hicieran reir hasta el dolor (si te han operado lo sabras).
Diez años después, veo a mi hija y me digo ¡que fabulosa! no me veo en otra vida, otro mundo sin ella. En su primer infancia, su existencia fue total encanto. Con apoyo de mi mamá (abuela consentidora) no me representó mayor complicación. Por eso seguí con la danza, otros estudios y un trabajo que me gusta. Pero en su segunda infancia auggggggggggg ! ya me topé con el ancla de mi barco aventurero.
Ser madre soltera no es fácil. Uno o una carga con absolutamente todo, soy bruja y ángel, alegre y amargada, amiga y adversaria, mamá y personaje imaginario (cuando utilizo mis súper poderes), maestra y compañera de danza. Papá (aunque su papá la visita y se llevan bien) y mamá. Eso se vuelve más tenso por razones de subsistencia: trabajo y sólo dispongo de la noche para ella, más algunos espacios del fin de semana. Bailamos a ratos juntas y a ratos separadas...(a veces más separadas). Entonces con el escaso espacio de tiempo, hay que exigir (o sea, brujilda soy).
Ahora que su carácter cambia y que se busca a sí misma, se ha convertido en una niña sensible e incomprendida por mí. De pronto, como si nada, soy la mejor compañera y se viene con una avalancha de amor. Incluso me reclama sus celos retroactivos ¡¿porqué quisiste tanto a tu primer sobrina?! me dice, y me da risa.
ah! vida, la que elegimos. Uno es el resultado de sus decisiciones pues.
Una vez leí, que cuando una decide tener un hijo, también decide dejar salir al corazón fuera del cuerpo para toda la vida,
bendito corazón.

Comentarios

vida de niña ha dicho que…
bueno, aqui esta la respuesta a lo que te pregunta tu hija, quisiste tanto a tu primera sobrina, por que era mi primera hija(entiendase que soy su hermana mayor y madre de su sobrina)
primero por que te robe el nombre, sin que haya nacido, ya esa pequeña cosita que yo llevaba en mi vientre era parte de tu corazon, por que sin querer tu le pusiste el nombre, cuando tu me dijiste que cuando tuvieras una hija le llamarias G...a, a mi se me iluminaron los ojos y se me hincho el corazon y me dije asi sera, si es niña, ya de por si ese vinculo en un persona, se ponerle el nombre a otra le marca la vida y mucho mas al saber el significado de su nombre.
segundo lugar, era como la primogenita, nosotros como familia aparte de nosotros los hermanos no tuvimos ningun acercamiento con ningun bebe, y fue como, wow asi son los bebes, y que no decir de hacerte su madrina, o sea otro vinculo que te "ata" mas a eses ser, osea ponerle el nombre, hacerte tia y hacerte madrina y ademas de todo eso, el sentimiento que las une desde que tu sobrina nacio es muy fuerte ya que tu ovulo fecundado llego 7 años despues, fueron 7 años de exclusividad amorosa, y pum salio tu hija con esa cantidad de años de diferencia y al ver que te quiere muchisismo, y que hasta te dice MAMA, (aunque reconozco que mi hija a veces lo hace para alimentar los celos, pero el sentimiento es genuino)como no te va a preguntar, que por que se quieren tanto y se sienta "celosa" Y fue por todo el vinculo que se creo entre uds. antes que ella naciera, ahora te veo en mi lugar cuando mi hija, tu me la sacabas a pasear al parque y la atendias mientras yo hacia lo que tu haces ahora, TRABAJAR Y TRABAJAR Y SOLO DESEAR ESTAR CON ELLA.
ya al cabo de dos hijos mas o sea tres, cambie mis prioridades de mi vida trabajo menos, gano menos pero cumplo mi deseo de estar mas tiempo con ellos.
EL ENMASCARADO ha dicho que…
Que suerte de tu hija...Tener una Mama como vos.
Felicidades!

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …