Ir al contenido principal

Madera


Siempre he tenido la manía de dibujar árboles, mujeres árboles. Me dan la impresión que se ven imponentes, natuarles, fuertes y fértiles. Cuando estoy en clases de danza árabe miro a un espejo y busco a Ixbá y pienso en su tronco como si fuese de un árbol. Está creciendo.

Ella, de mi carne y de mi sangre, crece cada día. Un buen retoño diría yo, semilla de mis entrañas.
lástima que me estafa a cada rato.
Pasamos las vacaciones de Semana Santa en paz y el último día me confesó que esta semana está de exámenes. !

Entonces me volví un arbol de fuego, se me murió lo verde. ¿porqué miente?
La encaré, y me dijo que para que no le pusiera obstáculos a sus vacaciones. Además de molestarme mucho por su mal proceder, tuve que renegociar con ella: tiene un viaje a Costa Rica, ensayos de danza en la Escuela ND, exámenes y trabajo con el Belly. Pero antes que todo, está el colegio.

Una bailarina no puede bailar si no sabe contar
no puede bailar si no conoce la música, la comunicación y el lenguaje
no puede bailar si es mentirosa consigo misma y su mamá
(no puede interpretar la vida si no la vive, aunque esto no se lo dije)

Entonces, ella armó su propuesta:
Cada día a partir de hoy sacará una materia (leída y repasada) y hará las tareas. Y yo, cumpliré revisàndole y acompañándola un ratito en la cama hasta que se duerma. Asi durante mil y una noches....

ay mi semilla, si te contara como fui yo....pero eso es secreto traslapado en mi madera.

Comentarios

Carlos Abrego ha dicho que…
Ixquic* El teje maneje de madre... El encoja y estire...

De puro curioso, realmente se le llamaría estafa a una omisión. ¡Ay! el término me parece... excesivo. Y me voy corriendito para que no me caiga una llamarada, a mí que soy inocente.

Como todo está arreglado me he permitido esta broma. Creo que no me salvo, algún tizón me va a andar siguiendo todo el día, por meque.
Ligia ha dicho que…
El inicio de tu entrada me recordó a
esta imagen.
EL ENMASCARADO ha dicho que…
Fijate cherita que EL ARBOL es un concepto de vida, comun en TODAS LAS GRANDES CULTURAS de este ovalado mundo, por cierto estamos ocupados haciendo un mural de pedazos de ceramica que bien se podria titular...EL ARBOL DE LA VIDA y como decia una emisora en Guatemala para los tiempos de tatalapo...
SIMBRA
MARIMBA TU CANTO,
MELODIAS DE MENGALA,
MADERAS DE GUATEMALA
QUE SEMBRO
TECUN UMAN.

pd. Creo que tenes mi email, tengo una cancion de Egipto que te pondra a bailar, te la mando?
Ixquic* ha dicho que…
ay! Carlos...yo sería incapaz! (je je) Sos su defensor ??

Ligia ¡que imagen tan bonita!

Juan! pero es que no lo pensès patojo. ¡mandamela! No había pensado lo que decís sobre las culturas. Cuando termines el mural en la ciudad de rascacielos subí las fotos.

y que no se te olvide, ixquicc@gmail.com

espero ansiosa.

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …