Ir al contenido principal

Aprendizaje, doloroso, pero aprovechado 1





Me inscribí a los seminarios de danza pura egipcia y tribal que se impartieron en el Club Arabe Salvadoreños por la Maestra Alessandra Ciaccella (¡Gacela!) y bajo el auspicio de la Escuela "Zamira`s Belly Dancers".



La inversión ( en mi hija y yo) fue grande y me quedé sin plata para vacacionar. Pero vale por eso y más. Además, salió cansado: de viernes a domingo estuve baile que baile....ayer me moría del cansancio, pero me reponía con agua y hoy estoy agotada. Si me dijeran que hay otro ¡me inscribo!


No sólo fue, clase, corrección, explicación, coreografía. Pudimos hacer shows y las que no bailamos apoyamos y fuimos a disfrutar de la danza de Ciaccella que fue magistral (Viernes en Olivos Café y Sábado en Leo´s Restaurante). La imagen de esa mujer con las alas de Isis era para que durara mucho, mucho. El punto verdaderamente importante ha sido la convivencia sana que hemos desarrollado entre nosotras: alumnas y maestras. Estos eventos me hacen sentir alegre.


En esta ocasión, vinieron desde Honduras 4 jovenes bailarinas a recibir el seminario. Justamente, me hicieron reflexionar: pagaron $100 más hotel, más transporte (7 hooooorassss), mas tiempo y cansancio físico. El sábado participaron --alegres-- en el show. Vaya sacrificio, es que de verdad que si uno ama algo...pues el valor es incalculable en dinero. Es mas que eso.

-----------------------

¿porqué el énfasis en danza egipcia?


De todas las zonas, poblaciones o países árabes, Egipto es el que guarda las esencias que buscamos en la danza, basta retroceder unos miles de años para comprenderlo. Según entendí, la base de toda danza árabe es la egipcia (es como la clásica en el género). Si bien una puede dedicarse a bailar el estilo que se le de la gana, debe --al menos-- conocer la técnica egipcia básica.


Además, el folclor que atrae se explica desde allí. Luego, como señalé, está la danza turca, la libanesa (que es la que màs pràcticamos), bailes de Irak, ah! y los Emiratos Arabes, etc. Es cuestión de gusto. A mi me gusta mucho la fusión árabe flamenco, quizá esa historia de los moros en España... tan ... Pero eso, vendrá después.


Asi que hay que aplicarse con lo técnico!


En el seminario de Danza Egipcia, las explicaciones de Ciaccella (quien me vio ejecutar) me di cuenta que cometo muchos errores en la ejecución del movimiento, alguien con conocimiento en esto las detectaría. Por ejemplo, en esos movimientos lunares de cadera que son lentos, como los ommis, mi trabajo es de cadera: subo bajo y golpeo. Lo correcto es que sea muscular y ugggggggggg!! si cuesta más, pero se ve mejor.


Luego corrigió: la danza egipcia no se salta (ups! yo lo hago). Mucho menos en un Saidi. En realidad es algo involuntario. Llevo años buscando la elevación y ahora resulta que en esta danza existe una cosa desconocida para mi: el taloneo, es decir parece que salta pero no hay elevación. ugggggggggg me quería tirar de la ventana!


Sobre el saidi advirtió que no es "reboleo", el saidi es la danza. (bueno al menos en eso no estaba tan pior). Eso si, reboleo o muñequeo mal y aprendí, incluso a la inversa. Yo estoy enamorada de este baile, si que si.


De los crótalos.....creo que los tocaré en la otra vida. solo puedo hacer el gallop y ya! grrrrrrr



Como Ixbá estuvo en esto, pues nos la pasamos bien, ella aprovechó el seminario también y de sus ahorros se financió el segundo seminario de Tribal, cosa que me hace sentir orgullosa y aliviada porque era ella o yo en el entrenamiento de domingo.


A la maestra la sentí exigente, cada cosa que de su boca salió era oportuna, necesaria e ilustrativa. eso sólo indica una cosa: ¡maestra! Es posible que venga cada tres o cuatro meses. Nos dejó tareas y mucho conocimiento. Y claro, NADA de esto hubiese sido posible si Marta Menjívar, la profesora del Club Arabe no tuviera tan claro su amor por esto


a practicar se ha dicho!

Mañana seguiré


Comentarios

Nancy ha dicho que…
Me agrada la manera en que trasmites tu amor por la danza..

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …