Ir al contenido principal

tengo quien me cocine...



Mi hija terminò sus clases de cocina y pastelería. Pasé semanas comiendo rico gracias a ella. Las clases las tomó en la Iglesia por el costo de $12 el curso. Ella encantada de ser la única niña entre tantos adultos. Una de las cosas más agradables fue encontrarse como bastantes hombres con ganas de aprender y de todas las edades. (agradable porque sus referentes de hombre no cocinan si?)

Ella iba con la abuela auqneu hubiese querido ir comnigo, pero no puedo.

Yo le digo que saquemos ventajas: la práctica la hace con su mamà y para toda la vida.

:)

Ayer la dejé ir a la fiesta una hora y media en el colegio, se fue con la prima mayor. Me dijo que era mejor que yo no fuera, pues su comportamiento no sería el mismo y sabe que yo estaría regañando por todo.

Entiendo que a nadie le gusta que invadan el espacio, pero esta es una chiquilla! esta vez cedí. Pero no siempre será así. Y cedí --en realidad-- porque el cuerpo no me daba, estaba tan cansada de bailar que ni de un sillón me levantaban, ni me hice cena del cansancio. Me acosté cuando me avisaban que me le llevaban a casa, Al rato llega y me susurra al oído:

mamita te extrañé....fijate y fijate y fijate y fijate y fijate y fijate y fijate y...

(en mi inconciente: ¡auxilio!)

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …