domingo, 17 de febrero de 2008

andanzas de los días que pasan

Hay que caminar, con los hijos, con las penas y despistes. El fin de semana nos la pasamos entre baile y estudio. Ixbá tiene laboratorios. Y a mi me espera una cita con su maestra. ¿quien me manda?!

Anda contenta porque quiso meterse a danza contemporánea en la Escuela y la pusieron con Rafael Perdomo. Siempre que indentifica a las personas que le caen bien no anda gritando y esto no es la excepción. Yo por mi parte tengo un dolorazo de cuerpo (o sea, TODO me duele), pero no me pesa. En un momento me pongo a estirar y el dolor se convierte en cosquilla, bien rico.



Bonitas imàgenes de nuevas piezas que comienzan a ensamblarse. A ver como termina.

Por otra parte las alumnas de la escuela de danza árabe, tuvimos un show en el Club árabe y estuvo bonito. Yo amargada con la pegoste de la chiquilla hija que me mandaron. Aun no me pasa que manipule el bastón con su dedo quebrado.


Danza y contra danza.

Contra danza y danza.

¿la vida es eso verdad?

No hay comentarios: