lunes, 22 de octubre de 2007

¡mama!

Mi pobre hija, digo pobre por soportarme. Hoy lloró como Magda, amenazó con dejarme y no darme ni derecho de visita. Fue sencillo: después de la clase de danza árabe, agarró mi cámara y dijo que haría un video. Ella quería silencio pleno porque hablaba ´sola en la introducción presentación. Mi sobrina, que venía en el carro, hablaba en ese lapso sagrado de la presentación y ella se enojó mucho.

A la cuarta vez, lloró y las regañé --yo venía manejando-- y a la quinta la que interrumpió (sin querer) fui yo. Y dale con el lagrimón de nuevo! mas las maldiciones:

--guuuuuaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!! vos no respetás y hablás de derechos humanos y mirá como sos guaaaa!!!

Pero yo antes había explotado de la cólera con ella. Ayer compré un bastón de baile egipcio y he aprendido a rebolear, ¡me encanta!, pues hoy estaba do-bla-do! ¿cómo? uchhh niña! Un señor que llegó a traer a su esposa, nos miraba (a mi enojada y ella riéndose) y se acerca y le dice:

"niña y a quién le pegaste con este bastón?"

...bueno ya no pude regañar... así que cuando baile soy la que tiene un bastón pando.

5 comentarios:

Carlos Abrego dijo...

Tan grave acusación merece por lo menos una prueba fotográfica del bastón pando.

Así nos podremos reír todos.

Cordialmente,

Carlos.

Ixquic* dijo...

Mirá, sabés que fue lo primero que me dijo esa niña cuando la acusé?

--tenés pruebas que fui yo?

verás que no es fácil!

luego tomaré una...jiji

Saludos Carlos,

Eli dijo...

Tu post me hizo recordar tantos episodios con mi hija!!!!
Será un mal de las hijas únicas de madres solteras??

Un abrazo

JeJo dijo...

JaJaajaaaaa! ... "De tal palo tal astilla" dicen por ahí.

Un beso, Ix.

Anónimo dijo...

Gran abogada tu hija!!! Presuncion de inocencia!! Y si no hay pruebas para la acusacion, solo queda la liberacion de cargos. Ja, ja!