Ir al contenido principal

En busca de la vida





Por Isis Wirth
(Alemania)

La compañía rusa creada por Anton Adassinsky en 1988 presentó “Ketzal”, en el XIII Internationale Straßentheaterfestival ViaThea. Espectáculo de danza teatro que intenta describir los orígenes de la creación.
La compañía rusa Derevo se fundó en el entonces Leningrado (hoy San Petersburgo) en 1988, por Anton Adassinsky. Desde 1997 está basada en Dresden. Suelen efectuar giras con frecuencia, y han obtenido varias distinciones internacionales. En Görlitz –una villa también sajona como Dresden–, situada en la frontera con Polonia, presentaron su “Ketzal”, un espectáculo que data de 2006, que ahora subieron a la escena del Stadttheater de esa ciudad, como parte de la programación del XIII Internationale Straßentheaterfestival ViaThea.


“Ketzal” vuelve a traer la disyuntiva de “los Derevos”: ¿danza o teatro? El socorrido término de “tanztheater” –que le adjudicaron en el programa– no les es aplicable en lo absoluto. La estructura discontinua que suele caracterizar a la “danza-teatro” no se halla aquí. Por el contrario, desde ese punto de vista estructural, la cualidad es mucho más abstracta, lo cual los sitúa en el terreno de la “danza”. La denominación de “teatro físico” –a la que asimismo se acude para con “los Derevos”– podría ser más precisa, pero lo cierto es que estos rusos, por medio de cómo hacen inseparable el movimiento –no importa si este es variopinto, proveniente de las diversas formaciones de los intérpretes– del paisaje sonoro, colocan a su manera a la “danza-teatro” en el pasado.


Como evocan “Ketzal” es inequívoco: “Un cuerpo no se cansa de bailar”. La obra consiste en un viaje laberíntico a los orígenes de la especie, a la muerte y a la vuelta permanente a la vida. O sea, una inmersión en la vida misma y en su misterio. Un tema tan abismal sería en otros un ensordecedor fracaso, que intentarían explicar con frondosas e inextricables notas al programa. No es el caso de Derevo, quien va directo al quid del asunto: el corazón, sus latidos y el alma, que es decir la materia prima de la danza. Lo otro en ellos es “teatro visual”. Las imágenes son hipnóticas, apoyadas en los cambios de luces frecuentes (de rojo a ocre, a azul…), en soluciones escenográficas que acentúan el ambiente de alborada y noche de los tiempos.


Los aditamentos en el vestuario son simples pero suficientes. Refieren con elocuencia a la animalidad en cuestión, o incluso al espermatozoide que lucha por labrarse su camino, a la desprovista definición metafísica del ser. No obstante, los seis intérpretes (tres hombres y tres mujeres, todos con la cabeza rapada) nunca se desnudan; si apenas un “topless”.

Parecería ser una puesta en escena de la teoría de la evolución. Aunque no literalmente, pues hay una carga mística tan bien expresada que no hay lugar para pedantería ni pretenciosidad. ¡Nada más lejos de Derevo! Son demasiado vitales y furiosos, como para caer en las trampas “intelectuales” que suelen caracterizar, desgraciadamente, a una buena parte de la danza contemporánea. Pueden mostrar la “sopa primordial” en la que se cocinó todo. Insisten en “Ketzal” en la cueva, la vagina, el atáud y la tumba: los espacios huecos y cerrados…, pero los espectadores se marchan del teatro inundados de alegría, casi eufóricos. Han triunfado la vida, y ¡la danza! Aunque hubiera sido preferible que no inundasen al final el escenario con agua. Desde luego, este elemento es también primordial, el asunto en cuestión de la obra. Justificado, por lo tanto. Pero, si se piensa en la escuela de Wuppertal de Pina Bausch, lo han convertido en un lugar común.



tomado de aca: foto y artículohttp://www.danzahoy.com/pages/members/nota.php?ed=69&sec=critica&art=02
---------------------------

Wow!!!

Comentarios

JeJo ha dicho que…
Seré sincero: no leí el post, pero me encantó ese WOW!!!.
Tampoco leí el ensayo de O.Paz en Xibalba, pero me encanta O.Paz, de hecho lo primero que publique en mi blog es de él.
Sólo pasé a saludarte, seré sincero, sí.
Ixquic* ha dicho que…
Jejo, pues es que una buena crítica me ha permitido imaginar un excelente espectáculo.

Gracias por pasar, pronto pasaré a tu barco.

¡pirata!

Entradas populares de este blog

La canción del mar

Hoy en la revista dominical de La Prensa Gráfica se publica una edición especial de la nueva obra de la escritora Claudia Hernández, que se llama La Canción del Mar. Después de leer las mismas noticias de siempre, esto me compuso el corazón que ha andado desbaratado en estos días. Curiosamente, me moría por irme hoy a la playa, por ser mi último recurso de abstracción y alejarme de muchas cosas. Quería ver el mar, sentarme allí frente a él, bañarme los pensamientos y tenderlos al sol, después regresar.

No pude ir porque tengo muchas cosas que hacer, sin embargo esta lectura tuvo su efecto. Pensé que esta edición también estaría completa en internet, pero no. Lástima. Luego buscaré el libro, definitivamente, vale la pena.

Otra cosa que celebro es que las cosas se den de esta forma, es decir, que una escritora tan buena haga su trabajo y con calidad, para orgullo nuestro. Y luego, sea un periódico quién nos lo traslade (día domingo sin tanto apuro) y que eso haga que yo salga a buscar el…

My baby shot me down

“Es necesario, que el público sepa quien manchó esa ropa, y que la diosa de nuestros códigos recoja, horrorizada, la venda; se ciña nuevamente los ojos y alce muy alto su balanza.Entonces veremos de qué lado se inclina.....”(Carlos Dárdano)
Intro.

Este post lo publiqué hace doce años y surgió porque en esa época trabajaba en la UCA y dedicaba horas a husmear en la biblioteca (era un vicio) y con un compañero dimos “sin querer queriendo” con una publicación de un siglo atrás. Era una publicación personal pagada a la imprenta DUTRIZ HNos. y era una historia sobre un caso legal.
Mas que mi curiosidad jurídica, luego de litigar casos en defensa de los derechos de las mujeres, tuve la intuición que debía leer esa publicación. No cabe duda que nada cala tan hondo como leer historias verdaderas que demuestran realidades aún vigentes, pero este libro revelaba algo más: la violencia hacia las mujeres no está supeditada a determinada clase social. Doña Petrona se me pegó en la memoria y por eso …

Regalos para mi hija

Salí ahí no más de las fronteras y mi hija me dijo: "traeme algo por favor". Me llamó al celular para recordar y e dijo que quería un caderín árabe ... ¿? Le aclaré que eso no se vende así..por ahí. Entonces me dijo "vaya pues, una artesanía traeme, pero traeme algo".

Entonces le compré estas estelas femeninas (mayas), una está pariendo y la otra amamantando.

Estaba ansiosa cuando las entregué, las miró y me dijo que gracias, pero definitivamente yo soy una mamá muy rara. Nos miramos serias y no dio un ataque de risa, me dijo que de verdad estoy loca. Le impresiona la que está pariendo. Y luego ya en serio, le decía como hay en todo un culto a la fertilidad y a la maternidad, danza árabe incluida.

Que bueno que seamos mujeres y nos encontremos con estas estelas.