Ir al contenido principal

SS (Semana y Sábado)

Get this widget Share Track details


Los sábados son vividos de manera distinta, pero siempre hay acción y movimiento ( y yo no puedo estar sin moverme). Aunque daría TODO por dormir un poquitín más, debo levantarme temprano: Ixbá tiene entreno y yo debo trabajar en danza por la mañana. Así cada cual sale a su espacio --excluyente de la otra-- y felices (Ella y la abuela).

Con la danza estoy en deuda (¡por mi culpa, por mi culpa por mi gran culpa!). He engordado un tanto, he suspendido mi entrenamiento y eso es fatal a la hora de bailar a ritmo del grupo: Caída, elevación, suspensión, ahh y las cargadas! Pero estoy feliz y entusiasmada, tenemos compromisos importantes de esos que se asumen de verdad, por respeto a todo lo que una cree.
El salón estaba asqueroso y nos dio pereza barrer y trapear (curiosamente son los hombres los que se ponen manos a la obra y hoy llegaron tarde, je je). Terminamos enlodados, yo llevé un camisilla blanca que se volvió negra.
Hoy rescato el ensayo, vale la pena revisar el trabajo después de ponerlo a reposar (como dicen los escritores, pue), advertí tanto detalles que le dan sentido a esta coreografía de hoy. Y me sucede en esto cosas particulares, me emociono mucho, me angustio, lo creo de verdad, a veces hasta se me hunde el pecho ¡es difícil! sudo en el escenario sin hacer un movimiento y esas cosas, sumadas a elementos del vestuario, etc. no me han permitido desarrollarla. Tanto que cuando comenzamos con otro trabajo fue obvia mi liberación.
La coreografía es sobre Monseñor Romero, y eso me desborda; ahora estoy corrigiendo y me estoy sintiendo bien con ella, el otro fin de semana vamos a una iglesia fuera de San Salvador y con comunidades a presentarla, ¡estoy nerviosa! (prometo cumplir con la dieta y entrenamiento).
Llegué a la casa a la 1:30 p.m y debía ir a una piñata con Ixbá. Pero mi mamá y ella ya se las habían arreglado: ellas irían solas. La niña se vistió o caracterizó de española (un traje que está dejando y casi no usó) y se fueron.

Pero cuando llegué a la casa, ella (la de la foto) se reía al verme hecha un esperpento lodoso. Y tenía puestas una zaptilla de punta mías! que las cuido porque son un recuerdo. La tuve que regañar, el ballet es un proceso lento, lentísimo de hecho. Y ella no debe subirse a una puntas sin desarrollar sus pies, puede lesionarse. ¡BURRA!

Acá la cámara ni la captó parecía un chichimeco loco. Bah, esta se ve mejor.


Yo me fui a mi trabajo, debía organizar cosillas y traerme lecturitas interesantes para terminar de leer en la casa con más paz. Leí un buen cuento, estuve con mi papá platicando sobre su cáncer y otras vainas. Estuvimos escuchando música: yo busqué de Pedro Vargas (y encontré la canción que de él buscaba tanto), el puso unos tangos.

Que buen sábado, digno de repetirse.

Estar con mi papá, platicando me llevó hasta muchos recuerdos. La vida es rara, es ella y hace lo que quiere.



Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hola: Nota para el otro post.

No, no es Edith Piaf la que canta. (De hecho creo que ya estaba muerta cuando salió la canción).
Ah, y también hay una versión de Yuri Buenaventura en salsa que está muy buena. Es casi un sacrilegio para algunos pero es una excelente versión.
Saludos. Lear
Ixquic* ha dicho que…
Lear,

!!!!

has hecho que saque mis discos y me ponga a darle vueltas al asunto. Fijate que la Piaf murió en 1963 y creo que la canción es de 1959 (Brel).

También sabía que hay muchísimas versiones, Nina Simone, Johnny Halliday, Sting, Miguel Bosé, Yves Montad, Marlene Dietrich, Ornela Vanoni, Juliette Greco, Alberto Cortés...y la Piaf.

De hecho, encontré enlaces a la versión de la Piaf (y quizá el dato esté equivicado y asi se va reproduciendo). Esta versión me la grabaron así en MP3 y la encontré así etiquetada.

No lo sé, lo averiguaré y te cuento.

si es así, habemos varios cometiendo el mismo error....!!

¿Buenaventura? me gustaría conseguirla,

en todo caso es una canción preciosa.
saludos Lear.
Snipe ha dicho que…
No hay nada como un rato familiar, verdad? Aunque yo a estas alturas les huyo. La vez pasada voy con mi mamá a un conocido chupadero de la Zona Rosa y me estaba regañando porque yo quería una cerveza (qué bochorno jaja).

Pero igual se disfruta.

Saludos, acá te dejo el link a las tablas de reggaetón que me pediste
http://rapidshare.com/files/1248001/Reggaton_-_Las_Tablas_De_Multiplicar_En_Reggaeton_-_By_Devil_666.rar.html
Ixquic* ha dicho que…
Snipe!

Gracias, mi hija se va aponer contenta.

je je

si se disfruta, igual de vez en cuando invito a comer a mi hija y pido una cerveza, pero debo soportar el sermón de ella sobre el alcohol y la gente mirándome como "madre perdida"!

una antes de comer es riquísima.

Entradas populares de este blog

La canción del mar

Hoy en la revista dominical de La Prensa Gráfica se publica una edición especial de la nueva obra de la escritora Claudia Hernández, que se llama La Canción del Mar. Después de leer las mismas noticias de siempre, esto me compuso el corazón que ha andado desbaratado en estos días. Curiosamente, me moría por irme hoy a la playa, por ser mi último recurso de abstracción y alejarme de muchas cosas. Quería ver el mar, sentarme allí frente a él, bañarme los pensamientos y tenderlos al sol, después regresar.

No pude ir porque tengo muchas cosas que hacer, sin embargo esta lectura tuvo su efecto. Pensé que esta edición también estaría completa en internet, pero no. Lástima. Luego buscaré el libro, definitivamente, vale la pena.

Otra cosa que celebro es que las cosas se den de esta forma, es decir, que una escritora tan buena haga su trabajo y con calidad, para orgullo nuestro. Y luego, sea un periódico quién nos lo traslade (día domingo sin tanto apuro) y que eso haga que yo salga a buscar el…

My baby shot me down

“Es necesario, que el público sepa quien manchó esa ropa, y que la diosa de nuestros códigos recoja, horrorizada, la venda; se ciña nuevamente los ojos y alce muy alto su balanza.Entonces veremos de qué lado se inclina.....”(Carlos Dárdano)
Intro.

Este post lo publiqué hace doce años y surgió porque en esa época trabajaba en la UCA y dedicaba horas a husmear en la biblioteca (era un vicio) y con un compañero dimos “sin querer queriendo” con una publicación de un siglo atrás. Era una publicación personal pagada a la imprenta DUTRIZ HNos. y era una historia sobre un caso legal.
Mas que mi curiosidad jurídica, luego de litigar casos en defensa de los derechos de las mujeres, tuve la intuición que debía leer esa publicación. No cabe duda que nada cala tan hondo como leer historias verdaderas que demuestran realidades aún vigentes, pero este libro revelaba algo más: la violencia hacia las mujeres no está supeditada a determinada clase social. Doña Petrona se me pegó en la memoria y por eso …

Regalos para mi hija

Salí ahí no más de las fronteras y mi hija me dijo: "traeme algo por favor". Me llamó al celular para recordar y e dijo que quería un caderín árabe ... ¿? Le aclaré que eso no se vende así..por ahí. Entonces me dijo "vaya pues, una artesanía traeme, pero traeme algo".

Entonces le compré estas estelas femeninas (mayas), una está pariendo y la otra amamantando.

Estaba ansiosa cuando las entregué, las miró y me dijo que gracias, pero definitivamente yo soy una mamá muy rara. Nos miramos serias y no dio un ataque de risa, me dijo que de verdad estoy loca. Le impresiona la que está pariendo. Y luego ya en serio, le decía como hay en todo un culto a la fertilidad y a la maternidad, danza árabe incluida.

Que bueno que seamos mujeres y nos encontremos con estas estelas.