miércoles, 25 de julio de 2007

Yo* y el desvarío

"Aunque tu no vengas conmigo, esta noche, mi alma ha quedado abierta para por si vinieras.
si no vinieras, estará abierta de todas maneras para y nadie más"
E. Cardenal.
-------------------------------------
Es sólo que me gusta, la frase.
Cada noche estoy sola,
pero con el alma abierta.
Desvarío...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Desvaría el alma que espera?
En absoluto.
La que desvaría es el alma
sin sed, el alma sin esperanza.

Ixquic* dijo...

:)

¿qué hace entonces un alma que espera?

Anónimo dijo...

El alma que espera
se cuida y prepara
con paciencia
pra el encuentro.

Le fatiga
su propia soledad,
su propia soledad
la desanima
pero sabe encontrarle
ventajas y aguarda
y acumula el silencio,
la luz, los roces,
el arco de los días
que serán su dote
y que ha de entregar
al cuerpo
que valga más que
su propia soledad.

Ixquic* dijo...

gracias, anónimo. No sé quien seas y si sos el mismo del primer comentario.

de manera abusiva, se me antoja apropiarme de tus palabras, que me llegaron al corazón, hoy que me siento, como me siento.


"pero sabe encontrarle
ventajas y aguarda
y acumula el silencio,
la luz, los roces,
el arco de los días
que serán su dote
y que ha de entregar
al cuerpo
que valga más que
su propia soledad"

Sin duda, una debe buscar eso.

¡eso!

Mil abrazos a tí.

Anónimo dijo...

Yo te escibí desde una isla,
ahora estoy en otra,
las aguas somnolientas
de la madrugada
rodean mi ventana
en otro mundo.