Ir al contenido principal

Sequía

Por algunas razones que identifico y otras que no, vivo un episodio de sequía dactil y por eso, no he querido escribir con el ritmo de siempre. Hay tantos temas para comentar, he acumulado cosas que quería transmitir pero no quiero trabajar en el blog Xibalbá.
Alguien me hizo el comentario sobre lo extensa y difusa que soy escribiendo y hablando, eso me frenó y me ha puesto a meditar. No sé porqué escribo, ni que gano al hacerlo. ¿para qué un blog? ya me han insultado además. También me han hecho la broma que a falta de un "esposo" o "novio" cada noche escribo de manera compulsiva. Cosa que, no me ofende, sólo me da risa y sinceramente, me es indiferente. Yo se que así estoy bien.


Además, me deprime estar con cosas laborales durante el fin de semana, pues no se siente el descanso. No pude ir a mi ensayo de grupo el pasado sábado por la misma razón. El resultado es un dolor de cabeza a causa de la saturación de post mentales que tengo, los que se me acumulan en la medida que mis dedos se niegan a trabajar y ayudarme a sacarlo todo, todo.

Hoy, la semana comienza y sigo igual. ¡cuánta desgana cargo! Me fui a meter al ensayo de danza árabe y --vaya!-- me reanimé, quizá las cosas (que ando en la cabeza) no sean tan malas, y hay algunas de ellas que ya no tienen remedio, entonces ¿para qué me deprimo? y...y....y...
Es sano para mí, contar con un tránsito de esas y...y...y...y....y....y....y....yy...yy.yyyyyyy.. al movimiento de caderas, de hombros, de pelvis y la música oriental. Y en ese vaivén, encontrar a Ixbá así:
con una falda al estilo "merecumbé" (roja con puntos blancos), con una blusa que no combina, con zapatillas de ballet y un caderín. Ella bailando por las esquinas del salón con un velo 5 veces más grande que su cuerpo.
Al final de la clase me dijo que quiere que la lleve a un circo. ¿? ahh, a ver una función? le pregunté. No, dijo. quiero trabajar allí.
Bueno, en lugar de casa buscaré una carpa, me haré amiga de payasos, compraré una cama elástica, me llevaré a mi perra (que podría ensañar como tiembla de miedo por todo!). ah! le diría al Monje Loco que sea el "animador", ya tiene experiencia en las piñatas. (je) ................................................................
Luego regresé a la realidad, la mente si que es fantasiosa. Casi estaba armando un sueño para mi niña y había tomado distancia de mí: la difusa, la que hoy mejor baila.
Desgana para escribir, ganas de bailar. ¿seré difusa para bailar también?
Ya se pasará, como todo lo demás.
---------
postdata:*Gracias Alde, siempre gracias.
Xibalbá está descansando un rato, quizá sólo hoy. hasta que Ixquic* se anime un poco. Hace falta un desconectón.

Comentarios

Aldebarán ha dicho que…
Entiendo tu proceso de no poder escribir todo lo que quieres. A todos nos pasa, tarde o temprano. Y no sólo una vez, sino muchas. Así es la vida del "sufrido bloguero"

Creo que la respuesta a porqué escribes la tienes siempre a mano. Lo que pasa es que con todo el ruido y las distracciones la pierdes de vista. En cuanto a los insultos, no voy a decir que son agradables, pero deben tomarse del sitio del que vienen. Eso ayuda a dimensionarlos.

Yo creo que nuestras vidas tiene sus propios vaivenes y es necesario comprender que siempre estarán ahí. Un día estaremos en la cresta de la ola, disfrutándola. Otros, ojalá los menos, nos revolcará y hata nos puede hacer morder un poco de arena. No obstante, siempre es divertida.

Ánimo
Juan ha dicho que…
Es una cuestion existencial, preguntarse sobre 'razones', Carajo es Arte y Bitacora, cada vez que te leo es conocer parte de esa compleja estructura que es generada con tu arte, Yo tambien quise trabajar en un circo...Que suerte tiene tu nena, de tener una amiga en vos.
La imagen del chuchito tembloroso, se me ha quedado grabada.
saludos!
Rafael Menjivar Ochoa ha dicho que…
Pues por aquí esperaré que regrese Xibalbá. Me parece uno de los blogs más serios e ilustrativos que hay en El Salvador. Por suerte lo tengo grabado en el Reader, je.
Ixquic* ha dicho que…
wow! nunca pensé eso de la Ola, la cresta y morder la arena. La imagen es clara para mí, y me da luces.

Juan, que suerte la mía de tener una niña como la que vive conmigo, Dios no creó y sólo nos juantamos. La perra es así, te lo aseguro. Uno le dice buuuu y tiembla, se encoge, se paraliza (como epilepcia) uggggg, bueno así nos la regalaron, ni idea qué le pasó, nosotras solo le damos terapias.

RMO. ¡tramapa!¡tramapa!¡tramapa!...

gracias por las palabras.
Ixquic* ha dicho que…
ven, puse "tramapa", en lugar de trampa!

¡qué còlera!

fe de errata pue.
Bolux ha dicho que…
de cierta forma a traves de estos volados nos desahoamos sin tener a alguien frente para que se heche todo el royo....


ami me gusta esto de la Blogueada, me hace tener algo que hacer por las noches luego del trabajo y demas actividades .

animo no soy bueno para decir cosas de forma cortez.... y educandamente
asi que solo dire
gracias Por compartir lo que tienes dentro de tu mundo
^^

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …