Ir al contenido principal

Una danza para gente que aprecia

Get this widget Share Track details

Hace unos días la maestra de danza oriental me pidió colaborar con su grupo en una presentación de beneficiencia y acepté bailar con mi hija y mi sobrina. Se trataba de participar, con otras bailarinas con 20 minutos de danza oriental en el Festival del Maíz en el Centro de Parálisis Cerebral, ubicado en San Jacinto, San Salvador.
Me gusta celebrar y corroborar que somos hombres y mujeres de maíz, como lo señala el Popol Vuh, y que siempre es esta fuente de alimento la que convoca a bailar, a reír y compartir. De verdad que es especial.
Por otra parte, es grato compartir una danza "ajena" a nuestra cultura, con familiares y personas (adultas y niños) que están en una lucha importante: sobreponerse a una parálisis cerebral.
Llegué de mi ensayo grupal de danza contemporánea a peinar y arreglar a las niñas y luego salir corriendo a San Jacinto. El lugar queda cerca del parque Saburo Hirao (o como se escriba) y ...cuantos recuerdos de infancia me asaltaron. Tenía añísimos de no pasar por él, ¡como he sido feliz allí dentro!
Fue tan curiosa la combinación artística: danza popular (reggetón, hip hop y otros), danza folclórica y danza oriental. Pero la gente estaba agradada, que es lo importante. De hecho, algunos niños se pusieron a bailar y recordé lo que aprendí al leer a una profesora argentina de danza, que es experta en danzaterapia: la danza atraviesa los límites humanos (claro no lo dice así, pero yo lo resumo así). Sería genial tener expertos así y que la danza fuese parte de la rehabilitación...
Con mi hija y mi sobrina hicimos un trío que hemos venido modificando cada presentación y creo que hoy quedó mejor. Fue penoso para mí haber olvidado darle el bastón a mi hija cuando ella hizo su solo, pero me hizo una mirada (comunicación visual en el escenario) que entendí que debía --con disimulo justificado dárselo-- y así lo hice. Luego bailó mi sobrina y terminé yo. Cómo hace bien esto.....

Este es nuestro amado bastón, en la casa hacemos guerra de bastonazos (je) y lo que nos hace falta es practicar más el equilibrio: mover las caderas, hacer que vibren y mover hombros CON EL BASTÓN EN LA CABEZA.



Bailamos 9 mujeres: tres que son las más avanzadas, tres que son intermedias y mi familia (que no se qué nivel somos, jiji). Sucedió algo, que va para mi aprendizaje. Tres de las bailarinas hicieron su coreografía y se habían dividido una canción entre las tres, pero una abusó del tiempo y no le dejó a la última, nada de música para bailar. Sólo hizo el final y se molestó mucho.

Sucede que una no siente el tiempo al bailar y que si la canción no es conocida es difícil calcular. La que estaba molesta, hizo algo aplaudible: ofreció bailar --sola-- una canción más. y así lo hizo, y le quedó bonita. Eso es tener carácter, de nada sirve reclamar y es mejor proponer.

Esa gente nos agradeció mucho, nos abrazó y atendió bien. Jamás notaron ni enojos ni nervios ni nada y así debe ser. Ojalá y nos inviten muchas veces más.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Ojala y pueda ver una de tus presentaciones alg�n dia..
Contagias tu pasi�n por la danza.

Nancy.
Ixquic* ha dicho que…
Ojalá...

Saludos!
Beka ha dicho que…
Wow! que bella luces, ese tono de piel bastante bronceado!

:P

Entradas populares de este blog

La canción del mar

Hoy en la revista dominical de La Prensa Gráfica se publica una edición especial de la nueva obra de la escritora Claudia Hernández, que se llama La Canción del Mar. Después de leer las mismas noticias de siempre, esto me compuso el corazón que ha andado desbaratado en estos días. Curiosamente, me moría por irme hoy a la playa, por ser mi último recurso de abstracción y alejarme de muchas cosas. Quería ver el mar, sentarme allí frente a él, bañarme los pensamientos y tenderlos al sol, después regresar.

No pude ir porque tengo muchas cosas que hacer, sin embargo esta lectura tuvo su efecto. Pensé que esta edición también estaría completa en internet, pero no. Lástima. Luego buscaré el libro, definitivamente, vale la pena.

Otra cosa que celebro es que las cosas se den de esta forma, es decir, que una escritora tan buena haga su trabajo y con calidad, para orgullo nuestro. Y luego, sea un periódico quién nos lo traslade (día domingo sin tanto apuro) y que eso haga que yo salga a buscar el…

My baby shot me down

“Es necesario, que el público sepa quien manchó esa ropa, y que la diosa de nuestros códigos recoja, horrorizada, la venda; se ciña nuevamente los ojos y alce muy alto su balanza.Entonces veremos de qué lado se inclina.....”(Carlos Dárdano)
Intro.

Este post lo publiqué hace doce años y surgió porque en esa época trabajaba en la UCA y dedicaba horas a husmear en la biblioteca (era un vicio) y con un compañero dimos “sin querer queriendo” con una publicación de un siglo atrás. Era una publicación personal pagada a la imprenta DUTRIZ HNos. y era una historia sobre un caso legal.
Mas que mi curiosidad jurídica, luego de litigar casos en defensa de los derechos de las mujeres, tuve la intuición que debía leer esa publicación. No cabe duda que nada cala tan hondo como leer historias verdaderas que demuestran realidades aún vigentes, pero este libro revelaba algo más: la violencia hacia las mujeres no está supeditada a determinada clase social. Doña Petrona se me pegó en la memoria y por eso …

Regalos para mi hija

Salí ahí no más de las fronteras y mi hija me dijo: "traeme algo por favor". Me llamó al celular para recordar y e dijo que quería un caderín árabe ... ¿? Le aclaré que eso no se vende así..por ahí. Entonces me dijo "vaya pues, una artesanía traeme, pero traeme algo".

Entonces le compré estas estelas femeninas (mayas), una está pariendo y la otra amamantando.

Estaba ansiosa cuando las entregué, las miró y me dijo que gracias, pero definitivamente yo soy una mamá muy rara. Nos miramos serias y no dio un ataque de risa, me dijo que de verdad estoy loca. Le impresiona la que está pariendo. Y luego ya en serio, le decía como hay en todo un culto a la fertilidad y a la maternidad, danza árabe incluida.

Que bueno que seamos mujeres y nos encontremos con estas estelas.