Ir al contenido principal

Una danza para gente que aprecia

Get this widget Share Track details

Hace unos días la maestra de danza oriental me pidió colaborar con su grupo en una presentación de beneficiencia y acepté bailar con mi hija y mi sobrina. Se trataba de participar, con otras bailarinas con 20 minutos de danza oriental en el Festival del Maíz en el Centro de Parálisis Cerebral, ubicado en San Jacinto, San Salvador.
Me gusta celebrar y corroborar que somos hombres y mujeres de maíz, como lo señala el Popol Vuh, y que siempre es esta fuente de alimento la que convoca a bailar, a reír y compartir. De verdad que es especial.
Por otra parte, es grato compartir una danza "ajena" a nuestra cultura, con familiares y personas (adultas y niños) que están en una lucha importante: sobreponerse a una parálisis cerebral.
Llegué de mi ensayo grupal de danza contemporánea a peinar y arreglar a las niñas y luego salir corriendo a San Jacinto. El lugar queda cerca del parque Saburo Hirao (o como se escriba) y ...cuantos recuerdos de infancia me asaltaron. Tenía añísimos de no pasar por él, ¡como he sido feliz allí dentro!
Fue tan curiosa la combinación artística: danza popular (reggetón, hip hop y otros), danza folclórica y danza oriental. Pero la gente estaba agradada, que es lo importante. De hecho, algunos niños se pusieron a bailar y recordé lo que aprendí al leer a una profesora argentina de danza, que es experta en danzaterapia: la danza atraviesa los límites humanos (claro no lo dice así, pero yo lo resumo así). Sería genial tener expertos así y que la danza fuese parte de la rehabilitación...
Con mi hija y mi sobrina hicimos un trío que hemos venido modificando cada presentación y creo que hoy quedó mejor. Fue penoso para mí haber olvidado darle el bastón a mi hija cuando ella hizo su solo, pero me hizo una mirada (comunicación visual en el escenario) que entendí que debía --con disimulo justificado dárselo-- y así lo hice. Luego bailó mi sobrina y terminé yo. Cómo hace bien esto.....

Este es nuestro amado bastón, en la casa hacemos guerra de bastonazos (je) y lo que nos hace falta es practicar más el equilibrio: mover las caderas, hacer que vibren y mover hombros CON EL BASTÓN EN LA CABEZA.



Bailamos 9 mujeres: tres que son las más avanzadas, tres que son intermedias y mi familia (que no se qué nivel somos, jiji). Sucedió algo, que va para mi aprendizaje. Tres de las bailarinas hicieron su coreografía y se habían dividido una canción entre las tres, pero una abusó del tiempo y no le dejó a la última, nada de música para bailar. Sólo hizo el final y se molestó mucho.

Sucede que una no siente el tiempo al bailar y que si la canción no es conocida es difícil calcular. La que estaba molesta, hizo algo aplaudible: ofreció bailar --sola-- una canción más. y así lo hizo, y le quedó bonita. Eso es tener carácter, de nada sirve reclamar y es mejor proponer.

Esa gente nos agradeció mucho, nos abrazó y atendió bien. Jamás notaron ni enojos ni nervios ni nada y así debe ser. Ojalá y nos inviten muchas veces más.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Ojala y pueda ver una de tus presentaciones alg�n dia..
Contagias tu pasi�n por la danza.

Nancy.
Ixquic* ha dicho que…
Ojalá...

Saludos!
Beka ha dicho que…
Wow! que bella luces, ese tono de piel bastante bronceado!

:P

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …