martes, 27 de febrero de 2007

En un cajón encontré este pequeño títere, fue uno de los primeros regalos para mi bebé (para variar de alguien que hacía teatro). Regalé todo lo esa época maternal y no se como éste sobrevivió. Pero ayer que lo vi sentí que se me salía el corazón. Merece un lugar privilegiado en mis recuerdos.
Entre otras trivialidades, hoy conocí a un hombre guapísimo. Estaba encantada escuchándolo hasta que vi su anillo de casado ¡Blup! se perdió el encanto, hasta me sentí mal!

soymadresoymadresoymadresoymadresoymadre... uggg

6 comentarios:

El-Visitador dijo...

je je.

me cayó en gracia lo del tipo del anillo.

imaginate que hubiera sido de los que se les olvida ponerse la alianza.

hubiera sido aún más interesante tu relato, al enterarte aún más tarde de lo que te enteraste.

Ixquic* dijo...

Hay muuuuchos que no se ponen el anillo, y hay otro tanto que con anillo son descarados.

Además, los hombres nunca estan solos, me gusta verlos pero disfruto más la amistad que ofrecen....

Victor dijo...

Yo tengo guardado el oso de peluche que tenia desde niño. Gastado y todo el pobre, llevo en el corazón los abrazos que me daba cuando no había quien lo hiciera.

¿Nunca digas nunca?

Nunca se sabe que traerá la siguiente marea...

Victor

Ixquic* dijo...

A veces -aunque incorrecto- estas cosas se me salen. Si bien es cierto que una nunca sabe lo que traerá la siguiente marea, lo mejor es estar preparada para el nado o con un buen salvavidas.

Pero en mi experiencia (cosa subjetiva) y por mi buena relación con mis amigos hombres yo observo "el modus opernadi" que me lleva a decir estas cosas que no debería.

No se puede absolutizar, es cierto.

gracias Victor por tu llamdo de atención, de todas formas esos prejuicios míos no me impiden observar ¡maravillada! los ojos, los brazos de un hombre en un momento determinado, humana soy.

Dandelion dijo...

Deseo para Ix, auqnue ella no lo pida:

Un desanillado a su altura.

Besos..

Ixquic* dijo...

¡un desanillado! ja ja ja

ayyy dandelion!