sábado, 28 de noviembre de 2009

Vientre frío

Siento que se me congela el cuerpo, me falta mi hija. Cuando estaba pequeñita me molestaban porque andábamos muy pegadas, bueno ella se me pegaba al cuerpo y por eso la jodía con la frase: ¡no somos siamesas! Una de esas ocasiones me dijo que si lo somos: somos sillamesas, ella la silla y yo la mesa. Claro que me eché a reir...pero la verdad es que es asi como lo entendió y está en lo correcto.

Por ahora soy solo la mesa, en espera de la silla y mi vientre...donde me rebotan los sentimientos, se ha puesto frío de tanta ausencia.

Danza Shamadam, celebrando e iluminando una boda

lunes, 9 de noviembre de 2009

Arabia, mundo árabe y la danza (II)



La Danza Árabe es conocida como Danza Oriental, Danza del Vientre, Bellydance o Raks Sharki. Todas esas acepciones hacen referencia mas o menos a lo mismo, aunque cuando se usa “ danza Oriental” es mucho más amplia (incluye la Indú).


Se trata de una danza de origen incierto pero se le atribuyen influencias griegas y egipcias iniciales, El vientre y el movimiento pélvico femenino celebra la fertilidad (de la mujer y d ela tierra), el vientre es el lugar donde la vida inicia, donde la divinidad multiplica la humanidad. La antropología del movimiento explica que estos movimientos aluden e imitan a la tierra, la luna, el sol, el agua, el viento, el fuego. Antiguamente era la danza de las sacerdotisas y eso nada tiene que ver con “seducir hombres”.

En la actualidad esta danza recoge los bailes baladí, de diversos pueblos (es decir, el folclor) y describen muchas vivencias o estampas en el oriente, muchas son divertidísimas y alegres. Como la Melaya laff, una danza que sólo puede ser ejecutada por una mujer rebelde que conduce al espectador a ubicarse en una plaza de pueblo, lleva flores en la cabeza y masca chicle. Se coloca un manto negro (la Melaya) muyyy pesado que en siglos pasados era obligatorio llevarlo puesto como signo de “dignidad” . Con esta danza la bailarina busca la forma de revelarse jugueteando con él.



También está la danza scon cántaros, con bastón y la que se realiza con un candelabro en la cabeza para iluminar en las celebraciones la vida de un recién nacido o dos personas que se acaban de casar.

Me parece relevante distinguir entre la danza como una expresión –en este caso, expresión histórica— de Estados o regiones árabes y otra cosa es el Islam y sus sometidos (musulmanes). En los países islámicos o de alta influencia islámica (producto de la conquista árabe) hay minorías cristianas y personas no musulmanas, muchos lograron rescatar algunas tradiciones y danzas. La danza se relegó a ser una práctica a puerta cerrada y entre las mujeres practicada en ciertas condiciones.


Es importante, hacer la distinción: se trata de una danza cuyo origen es anterior a la existencia del Islam y del mismo Mahoma. Y por eso, esta danza expresa una religiosidad muy diferente.

¿Es La Danza de Arabia o la Danza del mundo árabe?

Lo que mas deseo es aclarar lo relacionado a lo “Árabe” de esta danza, puesto que previo al Islam los árabes eran aquellos “primitivos” tribales, oriundos de la Península Arábica formada por el Mar Rojo, el Éufrates, el Golfo de Persia y el Océano Índico.

Muchos árabes remontan sus tradiciones a la antigüedad. Dicen –los árabes-- que Arabia fue habitada poco después del diluvio, por la progenie de Sem, hijo de Noé, la que gradualmente se fue organizando en varias tribus. A esto se refieren cuando hacen reseñas de las “tribus perdidas o los viejos árabes primitivos”. De hecho, uno de los descendientes de Sem se llamó Yarab y fundo un reino donde ahora está Yemen y en honor a él se llamó Arabia (Yarab).

He leído además que Ismael (hijo de Abraham) fue recibido por estas gentes y se casó con la hija un príncipe y se insertó en el tronco árabe al que le dio doce hijos, cuyo liderazgo derivó en doce tribus. Esta historia se liga a la cita bíblica cuando Abraham dijo a Dios: “¡Oh! Que Ismael pueda vivir en tu presencia. Y Dios dijo: En cuanto a Ismael te he oído. Mira lo he bendecido, y lo haré fructífero, y lo multiplicaré con exceso: Doce príncipes engendrará, y haré de él una gran nación”. Gen. XVII,18,20.

Los árabes que moraban en tiendas (los beduinos) eran numerosos y fueron ellos quienes cultivaron un carácter nacional, fueron nómadas en sus costumbres, pastoriles en sus ocupaciones. Estas tribus estaban divididas en otras, cada una bajo un jeque o emir (patriarcas). La necesidad de defender sus rebaños y ganados familiarizó este pueblo –desde siempre-- con el ejercicio de las armas. La religión, de estos árabes estaba basada en dos credos: el Sabeo (adoraban las estrellas) y el Mago (adoraba el sol y el fuego). Creían en la unidad de Dios, en la vida futura con recompensas y castigos.

Estos –antes del Islam—eran los únicos que recibían el apelativo de árabes y habían dos regiones que destacaban: Yemen y La Meca, ambos no pertenecieron al Imperio Romano aunque estuvieron sometidas de forma intermitente a Persia.

Por muy primitivos que hayan sido, no puede decirse que no hayan danzado. La danza siempre ha sido una expresión elemental de los pueblos, su religiosidad y costumbres, por muy primitivos que sean. Los brazos en esta danza, por ejemplo, tienen muchos significados ligados al fuego (las manos simulan las llamas). y eso es producto de una religiosidad y tradición anterior a la "Conquista Arabe".


Cuando los patrimonios culturales son inmateriales, como la danza, es a través de costumbres, usos y tradiciones que van sobreviviendo en el tiempo. El ser humano por naturaleza baila, así celebra la vida y recibe a la muerte. Y esta historia no está exenta de esa praxis .


Me preguntaban si más allá de la danza Egipcia (que no es originalmente árabe) o la Libeanesa hay alguna danza originaria de la Penísula Arábiga y si la hay, el khaleegi, es una danza saudí cuyo origen corresponde a esta zona geográfica, la danza del golfo le llaman y suele realizarse con un gran bata adornada (que simula el mar), no lleva coreografía pero si mucho carácter e interpretación femenina y graciosa, movimiento de hombros y debe dejar en el ambiente una sensación de alegría. La cabeza se mueve de un lado a otro al ritmo de las “olas”. Actualmente se baila en Yemen, Arabia Saudita, Irak, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos. La conocí en Nicaragua, en un taller con la española Isabel Solis, quien me la enseñó (y estoy montando mi coreo con un gran placer)

Tras el Islam la danza en general fue prohibida y se volvió una práctica a puerta cerrada y muchas expresiones, a pesar de eso han sobrevivido gracias a las mujeres que cohabitan en el hogar que la practicaban.

Con la conquista de los árabes en diversos territorios se expandió la religión y la lengua árabe, muchas naciones se asimilaron, otras perdieron parte importante de sus tradiciones (especialmente la danza persa). Los árabes se plantaron en Oriente y en parte norte de África y estas naciones conservan esa evidencia común: la lengua árabe y la religión islámica. Esto se conoce actualmente como el "mundo árabe".

En la actualidad se conoce como danza árabe al conjunto de expresiones del “Mundo Árabe” (En el occidente, además se fusionó con otros géneros de danza: ballet, danza contemporánea, Jazz, etc.) es decir, esta danza es entendia en la actualidad como las danzas del grupo de países en los que los hablantes de lengua árabe son mayoría y aquellos que son miembros de la Liga Árabe. En otras palabras, el apelativo se usa no sólo a la danza originaria de la Península Arábiga antes del Islám, sino de esa región amplia que tiene las características señaladas.

LA Danza árabe es sobreviviente incluso del Islam radical que la rechaza y ojalá que siga asi.

Algunos países en los que se practica y de los que se extraen sus estilos y técnicas están: Arabia Saudita, Argelia, Bahereim, Egipto, emiratos Arabes Unidos, Iraq, Comores, Jordania, Kuwait, Líbano, libia, Marruecos, Omán, Qatar, Siria, Yemen Somalía, Sudán, Túnez (...).



jueves, 5 de noviembre de 2009

Arabia, mundo árabe y la danza (1)




Cierta vez una bailarina con sus músicos había arribado a la corte del Príncipe de Birkasha. Y, admitida en la corte, bailó ante el príncipe a son del laúd, de la flauta, de las tablas y tambores, y de la cítara. Bailó la danza de las estrellas y la danza del espacio, y por último la danza de las flores al viento. Luego se detuvo ante el Príncipe e inclinándose, le hizo una reverencia.
El príncipe emocionado le pidió se acercara y le dijo:



" Bella mujer, hija de la gracia y del encanto, de donde viene tu arte? Como dominas tú la tierra y el aire en tus pasos y el agua y el fuego con tu ritmo y tu cadencia?"

La odalisca se inclinó de nuevo ante el Príncipe y le contestó: "Su alteza, no estoy segura como responder su pregunta, pero sí sé que el alma del filósofo vive en su cabeza, el alma del poeta en su corazón, que el alma del cantor vibra en su garganta. Pero que en cambio, el alma de la bailarina, vive en todo su cuerpo"
Khalil Gibran
---------------------------
Bailar danza árabe en un país occidental puede resultar una interpelación constante por parte de la gente pues cada cual tiene cada idea sobre ella que los conduce a percibir –a quienes la practicamos— de “raras” o “exóticas”. A mi me resbala, como a mis compañeras de baile y a mi hija (quien es mi compa de baile también).

Sin embargo hay tres ideas falsas de ella que me chocan y que expongo:

a) La más común y a la vez chocante es que se diga que se trata de una danza de seducción porque se caracteriza por el movimiento pélvico (el vientre) de las mujeres y la bailarina suele presentarse con trajes de dos piezas para mostrar esos movimientos. Esta falsa idea se complementa con el afán o morbo de aquellos que quiere “ver” el baile, por libido idiótico. Lo peor es que cuando se encuentran con una bailarina “rellenita” se espantan pues no quieren ver danza, quieren ver cuerpos o mas bien determinados “atributos”. El típico sentido de la estética vana. Es una lastima porque por esas cosas muchas mujeres desisten de bailarla o presentarse en público.
En la Escuela de Danza del Club Árabe Salvadoreño yo me he topado con cada historia: mujeres abusadas, acomplejadas, deprimidas que han encontrado en la danza una verdadera terapia. Llegan y se ven al espejo y se rechazan a si mismas, usan blusas largas. Con el tiempo se redescubren a si mismas, gracias al ejemplo de otras mujeres y entonces ocurre la revelación: muestran mas su cuerpo y se enfrentan al espejo, se aceptan y se dan cuenta que la belleza es proporción y no languidez. Hay muchas mujeres que ya son abuelas y asisten con sus nietas, son agradables y ejemplares. Bailamos para nosotras mismas porque sólo así podemos pasar al siguiente paso: aprender la técnica y la interpretación que esta danza requiere.


b) El segundo punto que me choca, es el que colocan aquellos que reprochan “¿pero cómo bailás una danza de gente tan despreciable? ¿Qué no ves como tratan a las mujeres? ¿Qué no hay suficientes expresiones de danza occidental?” La verdad es que hay demasiado prejuicio en esto, nadie es despreciable y si los talibanes lo son (por terroristas) esta danza no es expresión de sus ideas, todo lo contrario. El rollo religioso es aparte de la expresión de la danza que es anterior a la religión, mas adelante volveré al punto. Y sobre otros horizontes dancísticos, claro que los hay. Esta es una bonita opción, que además yo he logrado fusionar con la danza contemporánea, el burlesque, tango, flamenco etc.

c) El tercer punto, que me ha llamado la atención es que recientemente hubo alguien que me dijo y esa danza “¿es realmente árabe? Es que los verdaderamente árabes eran muy “primitivos” quizá sea la danza de los países que ellos sometieron tras el Islam ....”

Llevo practicándola tres años y cada día que pasa más me gusta y me realizo en ella por muchas razones. Por eso me molesta no saberme entendida y a veces cuestionada. Así que me anima aclarar algunos puntos través de estas líneas, lo que haré brevemente, excepto por el último sobre el que si deseo ahondar en el siguiente post.

Buenas noches

Mi hija y su ballet




:))))

me derrite!

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Solita

Solita, le decían....
pero no por Sola
si no por Sol
lo que nadie sabía
es que le gustaba su nombre:
Soledad*
(soledad con estrella, soledad con una niña....muy lejana por ahora)